Un día nos dimos cuenta que podíamos perder el nombre.

Pequeño intento por alcanzar tus manos

El mechero, la resistencia del encierro.

page 1 of 2